21 de septiembre de 2016

Higos rellenos de queso y cecina.



El romanticismo ha muerto.

O al menos así ha sido en mi caso.

¡Madre mía! Con lo que yo he sido....

Que podía ver "Sentido y sensibilidad" en bucle durante toda la tarde, hasta tres veces seguidas y quedarme más ancha que larga.

Y con las facultades mentales intactas, oiga!! (bueno, casi intactas...).



¡¡¡Y miradme ahora!!!

Esta mañana, sin ir más lejos, he vivido, por casualidad, un momento casi mágico. Un amanecer espectacular, a orillas del río y viendo como el cielo se teñía de rojos y rosas mientras una increíble bandada de pájaros pasaba sobre mí para poner el broche de oro a un momento tan especial... y yo en lo único que podía pensar era en que, como a todos los pájaros les diese por, ya sabéis...vamos que como se pusieran a descargar misiles todos al mismo tiempo ¡me iban a poner fina-filipina!

¡¡Ea!! Esa soy yo.

¡Derrochando amor desde primera hora de la mañana!




He de decir en mi defensa que el madrugón tampoco ayuda a ponerte tierna precisamente.

Todo esto os lo cuento para que veáis que últimamente soy una chica dura, que no me emociono fácilmente con cualquier cosa.


























Y sin embargo... Hay momentos en los que toda mi sensibilidad sale a flote:

Cuando llegan estas fechas y se que por fin vamos a encontrarnos de nuevo.

Que lo nuestro será breve pero intenso porque voy a aprovechar este tiempo al máximo...

Cuando el verano llega a su fin, se que es nuestro momento.

Y cuando la espera ya se hace insoportable, cuando creo que no aguantaré ni un día más, es entonces cuando, un día como cualquier otro, llego a la frutería...

¡Y por fin han llegado los higos!

(O qué os pensabais....)

























Y es que durante la temporada los utilizo muchísimo, se me ocurren mil recetas para disfrutarlos, y el resto del año los echo terriblemente de menos...

Así que, antes de que termine la temporada, quiero traeros esta receta, que este año hemos hecho en casa muchísimas veces y que nos encanta.

Es rapidísima de preparar y la combinación del dulce de los higos y la miel con el punto fresco del queso crema y el toque ahumado de la cecina y el pimentón, me parece deliciosa.

Así que sin más, vamos a por la receta!!























Preparación:

En primer lugar lavamos bien los higos, ya que vamos a comerlos con piel, y les cortamos el rabito.
A continuación hacemos un corte en cruz sobre cada higo, sin llegar a la base, es decir sin cortarlos del todo.
Ponemos una cucharadita, más o menos colmada, según nos guste, de queso crema en el interior de cada higo.
Cortamos las lonchas de cecina a la mitad y ponemos media loncha dentro de cada higo.
Unimos las 4 puntas de cada higo para que quede lo más cerrado posible, rociamos con un chorrito de miel (al gusto) y espolvoreamos con pimentón...

Y a disfrutar!!!

Notas:

Si lo preferís, podéis sustituir la cecina por jamón, aunque personalmente prefiero hacerlo con cecina, por el puntito ahumado que proporciona.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué opinas??

Blogging tips